El rugby: Una escuela de valores

Posiblemente al pensar en rugby, resolverás que es uno de los deportes de equipo más espectaculares de los que conoces, ello seguramente es debido a la imagen de heroicidad y de leyenda que lo rodea. Algo que sin duda es cierto, pero el rugby es mucho más que eso, para explicarme utilizaré una bella cita del profesor argentino Carlos Villegas y que lo define perfectamente: “El rugby es sin duda el juego mas equilibrado, más balanceado y más perfecto que existe para el hombre…..es un medio y no un fin en sí mismo, medio para divertir, relacionar, y además, EDUCAR»…

Evolución del Rugby y valores

El rugby actualmente es el deporte de equipo por excelencia y el que está experimentando una mayor expansión a nivel mundial, con multitud de nuevos practicantes cada año. Es poseedor de valores universales como la humildad, la solidaridad, el esfuerzo, el respeto por el contrario y el valor del sacrificio.

Aún siendo un juego duro, se compensan valores como la amistad y el juego limpio, basando su espíritu en un código de conducta que se ha mantenido generación tras generación desde 1823, cuando William Webb Ellis, en la ciudad de Rugby (Inglaterra), “haciendo gala de una gran indiferencia por las reglas del fútbol que en aquellos tiempos se jugaba, corrió por primera vez con la pelota entre las manos, dando así origen al hecho diferencial del juego de rugby”.

¿Por qué digo que el rugby es ideal como medio para educar?

Para ejemplificarlo, muestro los cuatro primeros puntos que la Academia de Wellington (Nueva Zelanda) enunció en su famoso “Fair Play Code”. Presta atención especialmente al cuarto punto, sin duda el más importante y que encierra toda la esencia de la enseñanza del rugby.

 El código tiene como objetivos:

  1. Devolverle al joven participante satisfacción y diversión.
  2. Concienciar a los adultos que los niños juegan para sentirse realizados y no necesariamente para satisfacer a los adultos o miembros del grupo de sus mayores.
  3. Estimular la participación en el rugby, haciéndolo atractivo, seguro y agradable para todos los niños.
  4. Contribuir a que todos los participantes del rugby comprendan las responsabilidades e implicaciones de la libertad de elegir entre el juego leal y el desleal.

Para entender este cuarto punto, es necesario explicar que en rugby el principio de autoridad prevalece. Sin duda el árbitro puede equivocarse, pero aplicará el reglamento lo mejor que pueda, nadie se dirigirá hacia él, salvo el capitán del equipo y siempre lo tratará de usted; lo que sentencia en el campo es Ley y se acatará al momento sin discutirlo, aunque se esforzará en explicar a cada jugador la infracción que ha cometido, cual buen profesor. Si un jugador comete una infracción, por leve que sea, será severamente castigado.

Imagínate ahora jugando en un campo de rugby, arropado por otros catorce jugadores, estás obligado a ganar el partido con todos los medios a tu alcance, con decisión y dureza, respetando las reglas y al rival, consciente de que sólo con la ayuda de tus compañeros podrás hacerlo y con una enorme responsabilidad por el trabajo individual que desarrollas, para el bien de tu equipo.

Ahora traslada esta situación a tu vida real, al puesto de trabajo que desarrolles, ya seas empresario, político, policía, médico, profesor u operario de limpieza… da que pensar ¿verdad?

Bienvenidos al Marbella Rugby Club, 30 años educando en valores

Logo de Marbella Rugby Club

 

Deja un comentario