Tipos de pases en Rugby

El rugby es un deporte cada vez más popularizado en nuestro país, prueba de ello es la aparición de diferentes instalaciones donde público de todas las edades puede aprender lo fascinante de esta disciplina, como el Club de rugby de Marbella.

Rugby Marbella es una entidad deportiva que impulsa los valores más apreciados durante el desarrollo de los partidos: el esfuerzo, la lealtad, el respeto y el trabajo en equipo.

¿Qué tipos de pases se pueden encontrar en el rugby?

Existen varios tipos de pases en rugby que merece la pena conocer a fondo si estás interesado en mejorar en esta disciplina:

1) Pase en 180º

Uno de los pases de rugby más utilizados. Su objetivo es dar una nueva orientación al juego. Cuando comienza el movimiento, el jugador da vuelta a la espalda poniéndose en dirección hacia donde irá el pase, para ello, necesita posicionar correctamente las piernas y el otro jugador estar listo para recoger el balón.

Es necesario controlar la velocidad a la que se gira la pelvis y visualizar la potencia que tendrá el pase mediante el lanzamiento con las manos.

ugadoras rugby realizando pases

2) Pase en zambullida

Cuando la acción es intensa y hay poco tiempo para reaccionar, el pase en zambullida es un gran aliado. La mayoría de las veces parte de cuando se recoge un balón. El cuerpo del jugador se arquea para recoger la pelota, que estará situada entre sus pies y es necesario levantarla con ambas manos.

Se debe posicionar correctamente el pie que estará más adelantado para marcar la dirección en la que irá el balón en la siguiente jugada, aunque también sirve de apoyo.

3) Pase invertido

Empieza en la espalda del jugador que controla el balón, quien deberá responder correctamente ante la falta de tiempo para reaccionar, conociendo en todo momento que cuenta con apoyo detrás suyo. Además de un pase invertido, también puede considerarse revertido debido al balanceo que realizan los brazos de adelante hacia atrás.

4) Pase en tijera

Un pase muy complicado, que requiere una perfecta coordinación entre los dos jugadores. Si se hace correctamente, resulta espectacular. El objetivo principal es el de desestabilizar la defensa contraria.

Los compañeros deberán llevar ángulos de carrera paralelos. Cuando se cree oportuno, se cambia este ángulo hacia la dirección de su compañero, cuando se cruzan, se le da el pase, que debe ser corto para que no existan complicaciones. Posteriormente, se imprime velocidad a la jugada.

Deja un comentario